¿Se aprende la creatividad?

Sonia del Valle

04-04-2020


En los centros educativos se aprenden muchas cosas, pero sólo algunas sirven para seguir aprendiendo toda la vida. Muchas veces creemos que ya no necesitamos aprender o que ya sabemos todo, a pesar de que el mundo se encuentra en constante cambio y transformación y el futuro se perciba incierto y muy cambiante. ¿Pero cómo hacemos para que el proceso de aprendizaje se convierta en algo natural, donde la mente busque todo el tiempo y te permita encontrar nuevas y mejores opciones o posibilidades para emprender algo, solucionar algo, plantear una nueva propuesta, hacer un cambio que nadie se esperaba o propuso antes?

Una de las herramientas para que eso suceda es la creatividad y esa se puede aprender en las escuelas y colegios y sirve para aprender a lo largo de toda la vida. 

Aprender a ser creativos es uno de los elementos más vitales que es importante no solo para los niños y a las niñas durante el periodo escolar, sino también para su desarrollo personal, profesional y familiar.

La creatividad es un proceso dinámico que conjunta la imaginación y la innovación para ofrecer formas nuevas de explorar cuestionamientos, además, tiene el potencial para abrir espacios de diálogo orientados a resolver problemas en diferentes ámbitos de la vida. 

En Comunidad Aprende reconocemos que existen razones sociales y económicas por las que la creatividad debe tener un lugar en el currículum, pues promueve un mejor desarrollo personal y comunitario, así como mayores oportunidades de empleo. 

Por otro lado, la investigación educativa sugiere que la integración de la creatividad en la escuela puede potenciar el aprendizaje de los alumnos y aumentar el logro educativo.  

La creatividad en la escuela debe asumirse como un elemento dinámico, en el que influyen las interacciones entre los estudiantes, el ambiente material y social, es decir, la infraestructura, los materiales y los maestros, en los procesos educativos.  

Se sabe que antes de que una persona pueda proponer algo creativo, debe dominar la materia, lo que implica estar motivada, por ello, no solo se trata de realizar actividades orientadas a promover la creatividad, sino también poner atención en el dominio de los contenidos como matemáticas, ciencias y español, y al mismo tiempo es necesaria la motivación para aprenderlos.  

Una de las principales características de las personas creativas es la curiosidad y la motivación para persistir, ser perseverante, por lo que en la medida en que el currículum y los métodos de enseñanza estimulen estos dos aspectos a través de actividades disfrutables para los estudiantes, se logrará desarrollar la creatividad. 

En suma, se requiere llevar a cabo actividades con metas claras, adecuadas al nivel de habilidades de los estudiantes, con retroalimentación relevante e inmediata, y enfocarse en la solución de problemas, pero también en su detección y formulación, para potenciar el pensamiento creativo.

“If we teach today’s students as we taught yesterday’s, we rob them of tomorrow.”

John Dewey